La crema súper protectora

Fue a la farmacia, pues ya no sabía qué hacer, el farmacéutico le confundió con un tomate.

-Perdone-dijo la salchicha humana- ¿tiene crema solar?

-No necesita una normal, necesita-se acercó a su oído y le susurró-la crema súper protectora.

-Súper protectora…-Repitió en bajo, y se imaginó volando con una S en el pecho y una capa ondeando al viento.

-20 €- le dijo

-De acuerdo, vendida.

Se la echó por la noche antes de dormir, embadurnando todo el cuerpo. Creyó que cuando se despertase ya sería un superhéroe.

Al día siguiente, se levantó con ilusión y lo primero que hizo fue mirarse el pecho…. estaba más blanco que la nieve, pero no había ninguna S.

Su ánimo cayó en picado. Intentó volar pero no fue capaz. Entonces comprendió que nunca sería un superhéroe de carne y hueso, aunque sí en su corazón. No podría volar, ni tendría poderes espectaculares, pero haría buenas obras.


57 veces visto

10

Deja una respuesta