El rostro

Érase un rostro maltratado.

De nariz puntiaguda y mal ajustada.

De pelo rizoso y apelmazado.

De ojos alegres y de color indeterminado.

De orejas pequeñas y adornadas.

De cara redonda.

De labios rojos.

De cejas poco pobladas.

De pestañas parvas.

De ideas claras y de palabras concisas.

Érase el cuento del rostro terminado.

 


34 veces visto

9

Deja una respuesta