Imaginar

Tuvo una mesa, me dijo, una buena mesa robusta, de madera pura, me decía que jugaba con ella al pilla pilla pero que nunca ganaba, jugaba el veo veo y también le ganaba, jugaban a confesiones y sin embargo ahí empataban.

Me contó que duró muchos años, pero que de pronto se le cayó una pata, me dijo mi amigo que ahora es una cómoda, jugaba con ella a la comba pero nunca ganaba, jugaban al escondite y le ganaba, jugaban al tres en raya sin embargo ahí empataban.

Me confesó que duró mucho tiempo pero que de pronto se le salió un cajón, dice mi amigo que ahora es una silla, juegan a la goma pero nunca le gana, juegan al cascayu y también gana, juegan al aburrimiento y empata el silencio.

Dice mi amigo que se le romperá el respaldo y que volverá a la vida su vieja mesa.

 

Este breve relato está inspirado en (La cosa) de Juan José Millás.

Ha sido un ejercicio que he  hecho con mi padre.


42 veces visto

15

Deja una respuesta